La gran mayoría de los juegos deportivos están relacionados con las secuelas anuales. Si bien constantemente se están haciendo pequeñas mejoras, en términos generales, el fútbol se juega de la misma manera durante décadas. El rol de la mayoría de los publishers es simular el hermoso juego lo más cerca posible. Desde sus inicios en los primeros días,  el PES de Konami se ha enfrentado el gigante de FIFA publicado por EA.

Con los años PES fue mejorando y recuperando mucho camino perdido en lo que respecta a gameplay. Me pregunto cuando fue que el FIFA dejó de ser simulador y poco a poco se hizo mas arcade sobre tirar habilidades. Porque en términos de jugabilidad, este es el mejor juego de fútbol que se haya realizado. Las animaciones, la capacidad de respuesta, el ritmo y la «sensación» general se cumplen tan bien aquí. PES 2017 se basó en el sólido trabajo de su predecesor al fijar a los porteros y hacer que sea más difícil anotar. El cambio más fuerte de PES 2018 está en las respuestas automáticas de los jugadores que hacen maravillas para hacer que cada momento se sienta único. Con estas animaciones y una pelota mas liviana que da la sensación que es más fácil de perder, cada tipo de objetivo se siente posible. Pude jugar efectivamente cualquier tipo de sistema (suponiendo que tuviera el personal adecuado). El resultado de esto es que incluso con este tiempo dedicado al juego, no siento haber buscado la manera de explotarlo con un estilo de juego particular, lo cual es excelente y te habla de las miles de variantes que ofrece el engine.


PES 2018 ofrece una alternativa al popular Ultimate Team de FIFA: myClub. Este modo te tiene reuniendo un escuadrón de jugadores mediante apertura de pelotas aleatorias (al estilo sobres) aunque cuenta con sistemas innecesariamente complicados que no están realmente explicados. Algo que me molestó en myClub fue la gran cantidad de partidos que tuve que jugar contra la IA en dificultades fáciles (el juego te enfrenta a una IA cuando los jugadores humanos no están disponibles). Entiendo por qué PES 2018 necesita tener un modo como UT (el potencial de microtransacciones), pero quizás una mejor opción sea ofrecer una alternativa en conjunto.

Lamentablemente PEs aun se siente atrapado en la era de la PS2. Cada año, los diseños de menú cambian de color, pero no la interfaz general. El humano ha evolucionado, hemos mejorado todo, desde computadoras minúsculas a interfaces que nos ahorran tiempo, porque el tiempo es oro. Konami debe barrer con sus diseñadores de UI y traer nueva sangre a la empresa, revolucionar el juego desde los menúes tambien es importante.


He jugado PES 2018 para PC y PS4 y, desde una perspectiva técnica se ve y funciona muy bien. Las versiones anteriores de PC presentaban un híbrido de versiones anteriores y actuales. Esta vez, los jugadores de PC logran elevar la resolución a 4K y los tiempos de carga son casi instantáneos.

Para mí, la prioridad de un simulador de deportes (y cualquier otro juego, de hecho) es siempre el juego. PES 2018 es un montón de diversión para jugar, cientos y cientos de horas. Sin embargo, con el juego ordenado, es absolutamente crucial que la próxima versión mejore la Master League, un gran modo que está empezando a parecer viejo. Deben mantener y obtener licencias de ligas y estadios. Hoy PES es un verdadero simulador de futbol en cancha, aunque carente de modos entretenidos. El camino está limpio nuevamente y es hora de ponerse pie a pie con su viejo enemigo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*